¿Mercado de barrio?

El comercio de proximidad vuelve a ser tendencia. Pero, ¿todas y todos podemos comprar en ese comercio de proximidad?

El Grupo de Alimentación Disteco explica que, cada vez más ciudades en España están impulsando el desarrollo y fortalecimiento del comercio de proximidad, movilizados por los cimientos de este tipo de comercio:

Son negocios especializados, con personal experto en el que comercializa, que da atención personalizada y próxima al cliente, el que favorece la confianza en los productos.

El trato directo y escucha activa, los permite reinventar rápidamente, incluyendo la incorporación de tecnologías e innovaciones.

Aportan identidad en el barrio, forman parte suya cultura en muchos casos, y estimulan la ocupación, el emprendimiento o el autoempleo alrededor del comercio y los servicios locales.

Revaloran los barrios cuando los volvemos económicamente activos y transitados, tanto por vecinos como por turistas.

Las ventajas en cuanto al valor añadido para los barrios son ciertamente importantes, y son al mismo una ampliación valiosa para la comercialización de productos de excelencia y gran calidad.

Después de leer estos puntos a buen seguro que estás pensando en la tienda de barrio o en el mercado de barrio o municipal. El Valor añadido del comercio de proximidad no solo es aquello físico si no que también puede ser mediante otros canales.

Yo siempre he dicho que un Mercado Municipal o de Barrio tiene que ser como un supermercado y que sumando todas las paradas debería de tener todos los corredores del supermercado pero con producto de proximidad directa o proximidad de circuito corto. En el de Sagunto al menos esto no es cumple y esto provoca una incomodidad en la hora de hacer la compra.

Por otro lado el horario es un hándicap. El mercado esta abierto por las mañanas de lunes a viernes, y solo abre las tardes de los viernes. ¿Quién puede ir a comprar? ¿Jubilados? ¿Jubiladas? ¿Amas de casa? ¿Y los demás?

Está claro que este modelo tiene que estar, el físico, pero porque no sumar a ese lugar de mercado un cambio en la estrategia de negocio y transformarlo para llegar a todos y todas. Me gusta mucho la reflexión de Rodrigo Romero, concejal de Promoción Económica y Ocupación de Palma de Mallorca, donde explica que “volemos entender el cambio sociológico en la manera de consumir productos y servicios, lo cual implica que el comercio de proximidad tiene que modificar las estrategias para adaptarse a los nuevos estilos de vida y los valores del nuevo consumidor”.

Si accedemos al INE los datos su claras las compras en los Canales no tradicionales son de 556.432.591,36 miles de euros. ¿Porque no sumarse a ese carro?

Cada proyecto que opto en un espacio municipal debería de tener un plan de negocio y ese movimiento de transformación digital que pueda asentar a un mercado fuerte y de continuidad. Un proyecto, una apuesta por el eCommerce, una continuación del Retail con las tiendas físicas conectadas en el mundo digital, el Multicanal como estrategia offline y online, y sobre todo, emprender en la economía digital de proximidad hacia donde mira el mundo en la actualidad.

¿Está pues en peligro el modelo de comercio de proximidad? Pues si, si no es transforma sí.

Leave a comment