Llámalo crisis…

… yo prefiero llamarle oportunidad! Este marzo que se nos está haciendo más cuesta arriba que el propio enero, nos ha dejado una imagen icónica después de suspender las Fallas en Valencia. Esa imagen es la que ilustra este post. Una imagen que desprende toda la sátira y toda la crítica que tienen las fallas, y un poco el espíritu de ser valenciano y valenciana.

¡Al mal tiempo, buena cara! Planteemos el escenario no como una actividad festiva si no económica. Planteemos el escenario no como que afectara a una falla – asociación – si no a una empresa. ¿Hubieran reaccionado igual?

Una vez planteado el escenario, real, podemos llegar a diferentes conclusiones. La primera es que las fallas pueden ‘guardar’ toda su actividad para más adelante y las empresas no!

Entonces, ¿que pueden hacer las empresas? Hay tres opciones, a mi entender, que pueden seguir este orden o no:

1.- pegarse cabezazos contra la pared como empresaria o empresario, también vale como autónoma o autónomo, y decid lo malo que es el mundo (eso si fustigándose cual Ecce Homo con música épica de fondo)

2.- utilizar la crisis para hacer un ERTE, esto ya lo han intentado diferentes empresas y les ha salido rana, eso si sólo si las condiciones son favorables no vale usarlo para despedir más barato

3.- ¡esta es la que más nos gusta! ¡TRANSFORMARSE! las crisis han hecho que la humanidad evolucione y se transforme.

Esta oportunidad de transformación pasa por las nuevas tecnologías y abrir otros canales de negocio para que las empresas no caigan por si mismas en un pozo si no que puedan ver la luz.

Eso si, para esto se ha de concienciar tanto las direcciones como los trabajadores y trabajadoras, ¿estamos preparados? ¿estáis preparados? Nosotros SI!

Leave a comment